Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

La isla de los Blogs

Sobre mí

Mi foto

Venezolana, diecisieteañera, soñadora, apasionada, optimista. Éste es mi espacio, mi isla, donde los sueños y la Esperanza se hospedan. 

Sponsor

Like Us

¡Únete!

lunes, 3 de diciembre de 2012

Etiquetas:

Amor. Todos quieren saber algo sobre él.








      Nada peor que intentar tragar ácido sulfúrico de "No le gustas" solo para probar que no duele. Enamorarse conlleva a vivir grandes riesgos, y aunque todos sepamos esto, nadie tiene idea de la magnitud de "riesgos" a los que se someten nuestros corazones. Sigo insistiendo en que deberían entregar un manual de advertencias a cada quien en el momento justo antes de enamorarse, y así el mundo entero se ahorraría de tantas penas por amor. Sé que a tan corta edad el amor es sólo como un clavel sin florecer, nada comparado a como se verá cuando sus pétalos vean la luz; pero la realidad es que a todos nos corresponde toparnos con el amor en algún momento, bien sea por casualidad o no.


Es cierto, es esencial sufrir varias veces para hacerse más fuerte, y estar listo en el camino. A pesar de que nos resignemos al amor, es imposible negarse cuando un día de nuestras vidas se acerca a nosotros disfrazado de otras cosas, principalmente de "amistad" presentándonos su próximo aliado para atacarnos. Una vez que dejamos que esto pase, sin darnos cuenta, comienza a apaciguarnos, para luego atacar, justo en el centro del corazón. Enamorarse es una guerra, en donde las armas que se nos proponen son el orgullo,  la compasión, la indiferencia y el perdón.  Nosotros, quienes luchamos en ella, somos quienes decidimos qué armas tomar y cuando tomarlas.

Solo se requiere de astucia, para no sufrir ni hacer sufrir. La persona que sea capaz de hacer ambas cosas, en mi opinión, es una persona poderosa. 

No se puede cerrar la puerta que da paso a que entre una nueva persona a nuestra vida amorosa, no podemos limitar a nuestros corazones a no sentir; sufrir es parte de la vida, por supuesto, no digo que sea bueno, pero la mayor parte de las veces dejamos pasar grandes oportunidades solo por miedo a amar, a ilusionarnos, a sufrir nuevamente. Siempre es importante saber curar cada herida que se nos hace, sino, nunca podremos darnos el privilegio de conocer a una persona que quizás si está dispuesta a entregarnos todo su amor sincero. 

     Lo cierto es que, amor joven, amor maduro, amor extraño, cada historia nos lleva a aprender una nueva lección, y no podemos decir que estamos arrepentidos de que haya sucedido; piensa, cada vez que te involucraste con una persona, fue por alguna mágica o desconocida razón, pero si no fuera por ello ¿De qué estuviera hecho tu pasado?, ¿Cómo sería tu presente?, te invito a reflexionar un poco y abandonar el "despecho", abre tu alma para que lleguen nuevos amores, amores que entre uno o quizás dos, llegue el verdadero. 


Mi último consejo: cuando se enamoren, sean muy cautelosos.

Libre como el ave.

0 comentarios: