Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

La isla de los Blogs

Sobre mí

Mi foto

Venezolana, diecisieteañera, soñadora, apasionada, optimista. Éste es mi espacio, mi isla, donde los sueños y la Esperanza se hospedan. 

Sponsor

Like Us

¡Únete!

domingo, 19 de octubre de 2014

Etiquetas: ,

Confesión Adolescente N.












 
 
Mentes cóncavas queriendo ser abstractas. Primera inhalación. Mi nombre es Angélica y aquí va mi confesión adolescente. Se supone que es anónima pero no me llamo Angélica, así que, no importa. Pon la espalda derecha. Segunda inhalación. La confesión es que no sé cómo empezar mi confesión sin que parezca que fuera a decir que estoy embarazada y que mi novio me dejó, o que estoy gorda y lloro por las noches con un cuchillo, o que de la nada me convierto en vampiro a la luna llena. Tercera inhalación. No es nada de eso. Tampoco tengo cáncer ni mis padres me pegan. Soy una adolescente común y corriente que detesta y ama la vida día y noche. ¿Por qué escribiste eso? Suena muy cursi. Bueno, soy una adolescente rebelde que está en contra de la sociedad, el bullying y el maltrato animal. Pero si tú no eres vegetariana. Quisiera serlo, pero tú siempre insistes en el pinche pollo teriyaki; y ya déjame continuar, coño, estás jodiendo mi confesión adolescente. Vale, pero pon los hombros erguidos. Primer suspiro. Como seguía diciendo, mi confesión es algo más particular, y tan confidencial, que lo más probable es que en pocos minutos me den un enlace encriptado para alojarlo en la deep web. Si exageras, ni que el FBI hubiese dicho que eres una amenaza para su país. La amenaza eres tú, cállate, y es una metáfora. Para qué usas metáforas, es patético. ¿No se supone que soy escritora? Quieres ser, pero te falta mucho. Ay ya, déjame, no me importa lo que digas, seré buena. Segundo suspiro. Ya me desvié del tema, ahora no van a publicar mi confesión en su página, ¡por tu culpa! Mi culpa no es, tú misma sabes que puedes borrar lo que te digo y listo. Si te callaras, quizás escribiría mis propias ideas. Bueno, no importa, olviden todo eso, chicas, en serio creo que mi historia encabezaría perfectamente su blog de confesiones anónimas. Jajaja que patética eres. Porque en realidad, ah, me duele la columna, dónde habré dejado mis píldoras... No importa, prosigo, ¿dónde me quedé? Ves que sin mí no tienes una composición buena. Qué ego el tuyo. Debí aprender a pensar en tres y cuatro dimensiones cuando me lo advirtieron. Eso te lo dije yo. Lo dudo, tú más bien buscaste de no reforzarlo, porque sabías que si lo hacía te debilitabas. Eres tan egoísta que ni siquiera quisiste que juntas llegáramos a ser algo grande. Querida, es mejor dominarte que ser dominada por ti. Confieso que ¿soy mejor que tú? No eres mejor que yo, eso es absurdo, ¡somos lo mismo! Pero yo te controlo, sin mí no tienes una composición buena. ¡Claro que no! Apuesto que corazón sabe lo que yo quiero, debí escucharlo a él, en vez de a ti. Tarde, termina esto de una buena vez, que ya tengo sueño. Lo confieso, soy una hueca que se deja manipular por tus ideas porque creo que tú me llevarás al éxito. Eso quería escuchar, algo más sincero. Ahora deja de teclear, vete a la cama. No sé ni por qué te obedezco. No tienes alternativa. Me rindo. 

0 comentarios: