Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

La isla de los Blogs

Sobre mí

Mi foto

Venezolana, diecisieteañera, soñadora, apasionada, optimista. Éste es mi espacio, mi isla, donde los sueños y la Esperanza se hospedan. 

Sponsor

Like Us

¡Únete!

miércoles, 8 de abril de 2015

Etiquetas: , ,

Instrucciones para abrazar






       
        Si bien abrazar puede parecer una acción fácil, no muchos de nosotros lo sabe hacer bien. Sólo se necesitan dos cosas: primero, es tener en cuenta las intenciones con las que se va a ejecutar; y segundo, es contar con otro sujeto (y se requiere de uno, puesto que no sería elocuente si lo hiciera con usted mismo). Primero que nada, colóquese en una posición cómoda (sugerencia: los hombros caídos y las piernas a una abertura al mismo nivel que éstos, ligeramente flexionadas). La cabeza debe estar erguida pero el cuello relajado. Tiene dos alternativas: si el sujeto al que va a abrazar es más alto que usted, entonces fije la vista hacia arriba sin mover la cabeza para calcular medianamente la distancia entre sus brazos y el tronco del sujeto, y de ser necesario colóquese en puntillas (recordatorio: se trata de un abrazo, no se le ocurra disponer sus brazos en el cuello del sujeto como si fuera a guindarse, ni siquiera si se tratara de un abrazo simpático y cariñoso). Si el sujeto es más bajo que usted, entonces proceda a bajar ligeramente la vista, de manera que el sujeto no note que usted está evaluado su altura, y de seguido calcule qué tanto debe inclinarse. Una vez hecho los cálculos, mire al sujeto por ochenta y cuatro milisengundos y luego sonría o haga pucheros (dependiendo de la intención). Estire los brazos, pero no demasiado, mantenga los codos un poco doblados y traspáselos a través de la abertura entre los brazos y el tronco del sujeto, luego los sostiene sobre su espalda, de manera que envuelva todo su tronco (o lo que pueda usted abarcar) contra el suyo. No apriete demasiado. Acerque su cuerpo al del sujeto. Relaje el pecho y recueste la cabeza. Ahora está usted abrazando. Entréguese lo más posible vaciando su mente de las preocupaciones y concéntrese en la textura de la tela de la camisa; si es algodón o quizá de lana; o si prefiere puede concentrarse en el cabello, si es liso o crespo, si es caoba o castaño cobrizo. No hable durante el abrazo. Puede llevar mentalmente el tiempo de duración, aproximándose a unos veinte segundos o hasta que usted lo considere necesario. Suelte los brazos y retírelos, aleje el cuerpo y retome su posición inicial; ahora es necesario que usted sonría para así expresar su regocijo ante el acto en cuestión. 

0 comentarios: