Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

La isla de los Blogs

Sobre mí

Mi foto

Venezolana, diecisieteañera, soñadora, apasionada, optimista. Éste es mi espacio, mi isla, donde los sueños y la Esperanza se hospedan. 

Sponsor

Like Us

¡Únete!

sábado, 13 de junio de 2015

Etiquetas: , ,

Mi Ciudad de las Moscas - Parodia







Título Original: Reino de Moscas
Autor: Armando 



Caracas es un lugar de sombras, de ruido y de caos. Un cascaron roto lleno de sueños vacíos. Un lugar que aparenta ser lo que no es. Personas que se mueven como hormigas, autómatas sin vida y sin alma. Caracas está lleno de gente que se siente sola y tiene temor. Caracas es una ciudad donde el olor a orina y a heces fecales se encuentra por doquier. Donde la tierra tiembla por la sangre que en ella se derrama. Caracas es el reino de las moscas.

La miseria y el dolor están por doquier, pero se decide ignorarlo. La injusticia es el pan de cada día, junto con el abuso y el maltrato. Niños sin padres, madres sin hijos, hombres sin hogar, personas sin alma, caracas sin vida.


Tenuemente se escuchan ecos de alegría y felicidad, ecos que atraen a las almas en pena como la luz a las polillas. Sentimientos de paz y seguridad se pueden sentir por poco tiempo, pero el lobo siempre se encuentra al acecho. 


Caracas es la ciudad donde nací, donde crecí, a la que le debo mucho y que a su vez no le debo nada. Un lugar que contiene recuerdos tanto agradables como tristes. Caracas es lúgubre, como la historia del museo sacro o una visita nocturna a la catedral. Lúgubre como los cartones que cubren el suelo de las plazas en donde los indigentes pasan la noche.


Ciegos, afligidos y desesperados son los ojos que ven al mundo en busca de bondad. Pero no la encuentran, no en esta ciudad malvada, dejada de la mano de Dios y lejos de toda salvación.


Tal vez sea por mi pesimismo crónico, o por mi capacidad de no ver lo bueno, pero no tengo que ir muy lejos para encontrar la maldad, ni para buscar el horror. No necesito más que mis dos ojos para ver el llanto y el malestar. Para ver la inhumanidad, la miseria, la desesperanza o la ignorancia, no necesito salir del lugar al que llamo hogar. 


Caracas, mi amada y temida caracas.





0 comentarios: