Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

La isla de los Blogs

Sobre mí

Mi foto

Venezolana, diecisieteañera, soñadora, apasionada, optimista. Éste es mi espacio, mi isla, donde los sueños y la Esperanza se hospedan. 

Sponsor

Like Us

¡Únete!

sábado, 26 de septiembre de 2015

Etiquetas: , , , , ,

"Igualdad de género"







     En esta entrada he querido aprovechar para hablar sobre otro tema que se ha vuelto polémica en las redes sociales. Hace un año mi timeline de Twitter estaba repleto de cuentas que se dedican a defender los derechos de la mujer. Bien, y como recién había salido la campaña #HeForShe de Emma Watson (si no la conocen aquí les dejo el link para que lean el discurso en español) y a mí me habían gustado muchísimo las palabras de Emma, pues seguí algunas de estas cuentas. Aclaro que para ese momento no conocía el término feminismo y pues a simple vista sonaba bien. El feminismo te lo venden como igualdad para la mujer, y yo me preguntaba ¿igualdad de qué? Si ya de plano somos diferentes a los hombres morfológicamente. 

Según la RAE, "es un movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres".  
Pero no. No es así. Ojalá exigieran iguales derechos. Me quise sumergir en el tema porque me parecía "interesante", hasta que me topé con el feminismo radical o como muchos lo conocemos, el feminazismo, en el que se sostiene que el problema de la sociedad es debido a que se basa en el patriarcado. Y pues ya todo sabemos que no es más que una doble moral, porque lo único que quieren las mujeres que siguen este movimiento, es que se les den todos los beneficios sociales, porque según ellas son oprimidas por los hombres.  



       No es un secreto para nadie que nuestra sociedad viene con ciertas creencias que han creado estas etiquetas y patrones que si bien se quiere, son sexistas; como por ejemplo, en la cultura occidental del siglo XX las mujeres no podían trabajar (solo por nombrar una de las tantas cosas que no eran legales para nosotras), ya que debían quedarse en casa cuidando a los hijos y atender a las labores del hogar; y cuando empezaron a hacerlo no podían ejercer cargos importantes. Eso, gracias a Dios, ha cambiado con los años; hoy en día se sabe que una mujer tiene permitido trabajar en lo que desee. Pero, si hay otras etiquetas que se han mantenido y quizás no nos damos cuenta. Una clara muestra de esto es la creencia de que el hombre es el que debe tener la iniciativa para todo -en una relación, por supuesto-; y aquí es cuando pruebo que las feministas no quieren igualdad (sino a conveniencia). 

      Para esto hice una encuesta a un grupo de hombres y mujeres sobre lo mismo y evaluar su opinión, y las preguntas básicamente se trataban sobre si crees que el hombre es el que debe invitar a salir, pagar las salidas, comprar detalles, llamar primero, o simplemente declarar amor. De todas las mujeres que encuesté, todas dijeron que sí. De todos los hombres que encuesté, para parafrasear la respuesta, la mayoría dijo que sí, pero que siempre es así porque las mujeres simplemente no lo van a hacer primero. Luego, les pregunté a los chicos si les molestaría que la chica con la que salen, o la chica que les gusta los invita a salir, paga, les hace detalles, etc; y pues el ciento por ciento de ellos respondió que para nada, de hecho, eso les encantaría (sobretodo la parte de pagar jajaja). Le pregunté a las chicas si ellas harían eso y la mayoría se molestó y dijo que por qué deberían hacer eso, que eso es trabajo del hombre y que si te quiere será caballero y lo hará. 

       Cuando salió la palabra caballerosidad a flote, tuve otra duda. Entonces le pregunté a los chicos si pensaban que la caballerosidad era una excusa inventada por las mujeres para ser tratadas bien y que si queremos hablar de igualdad, nosotras también deberíamos hacer esos pequeños actos como abrir puertas y arrimar sillas. Un muchacho me dio la respuesta clave: "La caballerosidad es un acto cortés que a uno le nace. El hacerlo o dejar de hacerlo no te vuelve machista o feminista" y por supuesto, no puedo estar más de acuerdo con él. El resto me dijo que no les molestaría que una chica lo hiciera, pero si somos honestos, eso se vería un poco raro, ¿y por qué? sencillamente porque rompe con nuestros esquemas sociales. ¿Ya ven de lo que hablo? 

       Otro ejemplo donde para mí se ve el sexismo, es en la violencia. Si yo le pego a mi novio por el hombro o hasta le doy una cachetada cada vez que el haga una broma sobre mí  (y capaz que le pegue duro, pero como estamos de broma, él no dice nada), esto se ve completamente normal y cualquier otro tercero que presencie la escena lo encontrará gracioso. Pero si ponemos el caso al revés, si el me llegase a pegar (fuerte o no), yo me voy a quedar seca, ofendida y le voy a decir "Ey, me pegaste" (en el peor de los casos hay mujeres que hasta pueden armar un show y ponerse a llorar), acusándolo de ser machista; ¿pero no se supone que es lo mismo? él hizo lo mismo que yo hice con él, la única diferencia está en los juicios y creencias que hay detrás de cada ejemplo. Y por eso es que no creo en la igualdad de género o esta cuestión del feminismo. Pero sí hay algo en lo que que creo, creo en el respeto; creo en que tanto hombres como mujeres somos seres humanos y por ende tenemos derechos universales e intransferibles. Creo en que si te gusta alguien debes decírselo y tu género o preferencia sexual no tienen nada que ver. 

      Hace días posteé una foto en facebook que hablaba de que las mujeres también podemos atrevernos, ¡esa es la igualdad que los hombres apoyan! Ellos también merecen ser valorados como lo que son. El problema en muchas relaciones interpersonales es que las mujeres (que somos las mismas que hemos creado el feminismo y el machismo, al decirle a nuestras hijas "No te pongas esos shorts porque los hombres te van a ver en la calle" o "tienes que arreglarte bien para que le gustes a los chicos"), creemos que por ser de Venus, somos Venus, y no es así; la frase es "Las mujeres son de Venus, y los hombres de Marte"  precisamente porque aunque seamos de la misma especie, como dije al principio, somos distintos morfológicamente, y hacemos muchísimas cosas diferentes; pero al hablar de derechos, somos seres humanos con conciencia y dignidad. 

       Para que una relación funcione tiene que haber equilibrio, ambas partes demuestran el cariño que se tienen, no hay nada de malo con que tú -chica- des el primer paso, le escribas primero, le hables, o le invites a salir ¡es hasta más divertido! Yo era de las que cuando un chico me parecía lindo, me secaba si fuera necesario hasta que él no me hablara primero, pero eso no tiene que ser así. Igual con la violencia, si tú eres delicada y no te gusta que un chico te golpee porque "a las mujeres no se les toca ni con el pétalo de una rosa", bien, yo también tengo la misma creencia y es válida, pero entonces tampoco golpees tú, y ya, problema resuelto. Donde termina tu respeto empieza el del otro. 

       Recuerdo que una vez en una conversación con mi Nonno él me dijo "El problema surgió cuando las mujeres decidieron dejar de usar falda para comenzar a usar pantalón" porque según él, desde entonces, las mujeres comenzamos a descubrir que tenemos poder. Y así es, tenemos poder para hacer lo que queramos, desde mantener a una familia completa hasta el poder de seducción, pero no por eso debemos exigir más beneficios sociales. Y para finalizar, pienso que todo esto del machismo y el feminismo son excusas para justificar comportamientos que no están más que en la mente de las personas que apoyan y siguen uno o el otro, porque si actúas bajo los principios del respeto te darás cuenta de que hombres y mujeres somos diferentes, pero valemos por igual.

Libre como un ave.

2 comentarios: